La Pintura China a lo largo de la historia y su práctica en el taller

 

La Pintura China se desarrolló en los monasterios taoístas como una forma de meditación, aproximadamente 1300 años a.C. Sus cánones son “decir lo más con lo menos” revaloriza el vacío, de gran importancia en la expresión del sentido del vacío en la pintura, de la plenitud, que son la energía y el gesto que contiene una obra: unidad del hombre y el cosmos, el dinamismo ininterrumpido de este universo.

La energía y el gesto: son las bases de la creación y el Dào (道) es el camino hacia la naturaleza esencial que contiene cada ser. Es una manera integral de cuidar cuerpo y mente… De eso se trata el Dào, con simples y suaves movimientos fluidos y armoniosos, permiten realizar esfuerzos sin excesos ni tensiones corporales.

La técnica: la pintura china comprende y expresa, en forma plenamente espiritual, la naturaleza. Árboles y plantas, pájaros y flores, las montañas, las piedras, los peces y los insectos. Seres que cobijan un interior pleno y lleno de vitalidad.

 El pintor: aprende a captar su esencia con la mente y el corazón, transmitiéndola a su obra a través de la mano y de Los Cuatro Tesoros (四寶): pincel, tinta, piedra de tinta y papel de arroz. Estos se diferencian en gran medida, pero todos deben cooperar entre sí.

Son herramientas independientes que trabajan en conjunto en una mente concentrada y con la respiración como una nueva forma de meditación.

En el taller aprenderás la relación entre la Pintura China, la técnica que se emplea, su dimensión histórica, teórica y estética y su complementación con la meditación y su filosofía.

Podrás adquirir los conocimientos sobre la técnica y adentrarte en su mundo, descubrir la mística de este arte milenario.

El vacío mismo estará presente en la pintura para pasar a ser una fuerza que une a quien pinta con la obra. El espacio en blanco que rodea al tema principal estará ahí para guiar y murmurar sobre el verdadero significado de la pintura.

El alumno se convierte en buscador, en maestro y en observador.

El aprendizaje lleva a incluir el estudio de Obras Maestras Antiguas, (niveles superiores) creadas con unas pocas pinceladas, muy ricas en contenido y que representan perfectamente el tema.

Dichas pinturas emanan el “espíritu de la naturaleza de las cosas”, un espíritu que no envejece, un espíritu hechizado por las pinceladas, atrapado en la obra para siempre.

Invito a los alumnos del Taller a participar en la práctica de este Arte sin barreras ni fronteras con lo moderno y lo tradicional, a alcanzar momentos de paz espiritual al ponerlo en práctica.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, como estas? Estamos en linea para resolver consulta